Para qué y Cómo Reciclar el Aceite Usado

aceite reciclado
Evita el alto poder de contaminación de estos residuos y sirve para producir productos ecológicos como el biodiesel o jabones

El aceite nacional usado puede ser reciclado y es una acción simple que favorece el medio ambiente por doble entrada. Además de evitar la contaminación de ríos, suelos o tuberías dañinas, se utiliza para crear diversos productos ecológicos, como biodiesel o jabones. Aunque aún queda un largo camino por recorrer, cada vez más municipios de España están poniendo en marcha algún sistema de recogida del aceite usado para su posterior reciclaje. Las posibilidades son diversas y, en algunos casos, originales, al combinar el ecologismo, el espíritu empresarial y la solidaridad. Los consumidores son esenciales tanto para reciclar como para implementar estos sistemas en sus municipios.

¿Qué se utiliza para reciclar aceite usado?

Verter el aceite de uso doméstico en el fregadero puede tener un impacto significativo en el medio ambiente. En España, se estima que dos tercios de estos residuos terminan en las alcantarillas, causando una serie de daños: atascos de tuberías, trabajo extra para plantas de tratamiento de aguas residuales, aumento de la plaga urbana, etc. Se estima que cada consumidor genera alrededor de cuatro Litros de aceite nacional usado por año. En total, España mueve unos 180 millones de litros de aceite vegetal usado por año.

Si este residuo llega a los ríos, se forma una película superficial que afecta el intercambio de oxígeno y daña los seres vivos del ecosistema. Se estima que un litro de aceite puede contaminar mil litros de agua.

Un litro de aceite para el hogar puede contaminar mil litros de agua

El petróleo industrial, como el utilizado en maquinaria pesada o automóviles, tiene consecuencias aún peores: dos litros son capaces de contaminar el agua de una piscina olímpica o la superficie de dos campos de fútbol. Su alto contenido de metales pesados y su baja biodegradabilidad lo convierten en una amenaza para el suelo, que puede perder fertilidad, y para el agua, superficial y subterránea, donde puede durar hasta 15 años.

Esta contaminación puede evitarse con el reciclaje, una práctica ecológica que en el caso del aceite usado tiene muchas posibilidades y beneficios. Para cada litro de este residuo se puede lograr un litro de un biocombustible para motores diesel. La ventaja es doble: evita su impacto en la naturaleza y crea una alternativa para reducir el uso de combustibles fósiles convencionales.
El aceite usado tiene muchas otras salidas. Industrias tan diversas como la química, los cosméticos o la farmacia aprovechan este residuo para hacer abonos, barnices, ceras, cremas, detergentes, jabones, lubricantes, pinturas, velas, etc.  Establecer un sistema de recogida de aceites usados para su posterior procesamiento en jabones. No hace muchos años usó las casas para hacer jabón casero. Hoy en día, los partidarios de la limpieza orgánica en casa comprar este tipo de jabones o lo hacen con soda cáustica que se pueden comprar en cualquier farmacia. Por supuesto, debe hacerse con precaución porque es una sustancia muy corrosiva.

Cómo reciclar aceite usado

Los puntos limpios son instalaciones públicas diseñadas para depositar residuos domésticos contaminantes, como el petróleo, o voluminosos, pero requieren el esfuerzo del consumidor para moverse a ellos, ya que en general hay pocos y muy alejados de los centros urbanos.

Para cada litro de este residuo se puede obtener un litro de un biocombustible para motores diesel

Una opción más conveniente y práctica para el consumidor son los contenedores urbanos. Algunos municipios, como Logroño, los localizan en algunos lugares específicos, como las grandes áreas comerciales. En otros casos, como Bilbao, se sitúan junto al resto de contenedores típicos de reciclaje. Su forma de distinguirlos es variada, tanto en forma como en color. Ocasionalmente, los tonos vivos como naranja o rojo son elegidos, y en otras ocasiones, se usan contenedores de tipo con el nombre del residuo resaltado. Algunas ciudades están limitadas a ciertas épocas específicas, como Villa de Tegueste (Tenerife), pero en otras, como Galdames (Vizcaya), pueden ser entregadas a cualquier hora del día.

Los consumidores tienen que almacenarla en recipientes cerrados que pueden ser de varios tipos. En algunos casos, el propio consumidor tiene que poner el recipiente (botellas de plástico usualmente usadas) para llevarlo al contenedor. En otros casos, los recicladores entregan envases de varias cantidades para homogeneizar el sistema de recolección.

El aceite que se puede reciclar es el vegetal sobrante de la cocina, de alimentos fritos, grasas y asados, de alimentos enlatados, manteca de cerdo o grasas maltratadas y expiradas. Sin embargo, el aceite del motor, las grasas industriales o los aceites con bases de petróleo no deben almacenarse en estos recipientes. En este caso, la legislación obliga a los fabricantes a cuidar de ellos. Para ello, se ha lanzado una entidad, Sigaus, que el año pasado recuperó, según los responsables, 154.775 toneladas de estos residuos, de los cuales el 70% sirvió para obtener nuevos aceites.